Datos del libro

Tratado general de ajedrez, I: Rudimentos Grau, Roberto

  • Editorial: LA CASA DEL AJEDREZ
  • Materia: AJEDREZ
  • Colección: BIBLIOTECA BASICA
  • EAN: 9788412112931
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 224
  • Tamaño: 17x24 mm.
18,00 €

Un clásico de la enseñanza del juego del ajedrez

  • Libro básico para la iniciación al ajedrez.
  • Desde la colocación de las piezas sobre el tablero hasta nociones sobre la pérdida o ganancias de material.
  • Más de 100 partidas instructivas de ataque y 150 ejercicios

Sinopsis

En este tomo se dan las reglas y fundamentos básicos del juego: desde la colocación de las piezas sobre el tablero hasta nociones sobre la pérdida o ganancias de material. Esta parte de la obra recorre terrenos previos a la estrategia y pone a disposición del lector herramientas sencillas sobre el esquema del pensamiento ajedrecístico. Hay más de 100 partidas instructivas de ataque y 150 ejercicios para resolver con soluciones. Su lectura es indispensable para la comprensión del resto de tomos.

Autor

ROBERTO GRAU

Roberto Gabriel Grau (Buenos Aires, 18 de marzo de 1900 - id.,12 de abril de 1944) fue un ajedrecista y figura clave del ajedrez argentino.
Aprendió a jugar de muy niño a través de su padre, quien era aficionado al juego. Comenzó a competir a los 15 años, alcanzando rápidamente la primera categoría.
En 1921 ganó el Torneo Internacional de Carrasco, Uruguay, siendo tercero en el Torneo Nacional de 1922 organizado por el Club Argentino de Ajedrez. Fue Campeón Nacional de Argentina en seis oportunidades y representante olímpico en los Torneos de las Naciones de París (1924), Londres (1927), La Haya (1928), Varsovia (1935), Estocolmo (1937) y Buenos Aires (1939). Fue fundador del Círculo de Ajedrez de Buenos Aires, de la Federación Argentina de Ajedrez, y co-fundador de la FIDE(Federación Internacional de Ajedrez).
Fue asistente de Alexander Alekhine en su encuentro por el campeonato del mundo contra José Capablanca disputado en Buenos Aires en 1927.
Además de jugador fue periodista y dirigió revistas especializadas, "El Ajedrez Americano" y "Ajedrez Argentino", teniendo también a su cargo la sección de ajedrez "Frente al Tablero" en el diario La Nación de Buenos Aires y "Entre las Torres" en la revista Leoplán.
En el congreso realizado en 1937 en Estocolmo, consiguió la sede de Buenos Aires para la Olimpíada de ajedrez de 1939. Dicho torneo se llevó a cabo en el Teatro Politeama de la capital Argentina con lo más graneado del ajedrez mundial de la época; este acontecimiento tuvo más trascendencia que el mero hecho deportivo, pues durante su transcurso estalló en Europa la Segunda Guerra Mundial, lo que cambió el destino de muchos jugadores que no pudieron regresar a sus países de origen. Falleció el 12 de abril de 1944 víctima de una hemorragia cerebral.